Xoloitzcuintle


Nombre alternativo

Xoloescuintle

Xolo

Perro sin pelo mejicano

País de Origen

Méjico

 

 

El xoloitzcuintle es una raza canina prácticamente sin pelo originaria de México. Se le conoce por su endemismo en este país y su estrecha relación con la cultura mexica. Su popularidad no es muy alta, comúnmente porque su falta de pelaje no es agradable para algunas personas, pero para otras y muy especialmente entre los criadores de xolos, cada ejemplar es muy preciado y valioso, llegando el valor de un xoloitzcuintle con pedigree a oscilar por los dos mil dólares, debido también a su inmenso valor histórico, cultural y biológico, y a su relativa escasez en comparación con otras razas.

 

Existe otra variedad con pelo. Los perros que nacen con pelo siguen siendo xoloitzcuintles puros, y al cruzar a estos con uno sin pelo, también tienen crías sin pelo. En una camada pueden nacer cachorros de las dos variedades.

 

Historia y origen de la raza:


Este perro, natural de México, es una raza muy antigua, originándose, según algunos cálculos, hace más de tres mil años. En la Mitología azteca, se creía que los xoloitzcuintles acompañaban a las almas de los difuntos cuando viajaban al Mictlán, el inframundo, por lo que eran sacrificados y enterrados junto con los muertos a los que debía guiar. Hay leyendas que hablan de que Xolotl le dio el xoloitzcuintle como regalo al Hombre, habiéndolo fabricado de una astilla del Hueso de la Vida, el hueso del que toda vida fue creada. Debido a esto era considerado sagrado por los aztecas, manifestándose esta adoración en muchas representaciones esculturales y pictográficas.

 

Se cree que los perros fueron un alimento tradicional en la cultura Mexica. El propio Hernán Cortés reportó cuando llegó a la ciudad de Tenochtitlan en 1519, "unos pequeños perrillos se criaban para alimento" donde se vendían junto con otros alimentos en los mercados callejeros de las ciudades. Estos perros típicos de la cocina Mexica se denominaban "itzcuintlis", y dado el parecido con la palabra "xoloitzcuintli" se cree que estos últimos eran consumidos, sin embargo lo que en realidad se consumía, y aún se lleva a cabo en ciertos lugares de Centroamérica, es el consumo de carne de "tepezcuintle" o pacas comunes.

 

Después de la colonización europea, estuvo muy cerca de desaparecer, siendo rescatado de la extinción por la apreciación hacia este perro de los miembros de la FCM, la cual inició un programa de registro y reproducción el 1 de mayo de 1956.

 

A pesar de que fue exhibido en las competiciones de belleza canina, en los Estados Unidos desde 1883, y aceptado en las federaciones más respetadas, no logró gran aceptación popular. A mediados del siglo XX su popularidad en México tuvo un renacer, llegando a ser admitido en muchas federaciones caninas mexicanas. En el presente es reconocido por muchas de las más distinguidas federaciones en otros países y federaciones internacionales, como la FCI, aunque en algunos países, no tiene tanta aceptación.

 

Descripción:


El Xoloitzcuintle acostumbra a no tener pelo, aunque algunos ejemplares pueden tener unos pelos duros en la frente, en los dedos y en la punta de la cola. El dorso es firme, ancho y recto. Tiene unos ojos almendrados y unas orejas delgadas y grandes. Su piel es lisa, suave y tersa.

Existe una variedad con pelo, su capa es corta y espesa.


La raza se divide en tres categorías por tamaños: el estándar, el intermedio y el miniatura.


La altura a la cruz es de 46 a 60 cm en el estándar, de 25 a 35 cm en el miniatura y de 36 a 45 cm en el intermedio.


Temperamento:


El Perro sin Pelo Mexicano es amable y afectuoso con sus dueños y dulce con los niños. Siente bastante apego hacia ellos aunque le cuesta coger confianza. Se lleva bien con los otros animales que pueda haber en casa, como gatos o loros. Es gentil, tranquilo, obediente y al no tener pelo, es un animal limpio.

 

Cuidados:


El Perro sin Pelo Mexicano no necesita ningún arreglo en especial, pero como le gusta broncearse al sol es recomendable tratar su piel con aceite de almendras o protector solar. También es recomendable protegerlo del frío.


De adolescente puede ser un perro tímido y nervioso, el dueño debe ser paciente y comprensivo con su perro y pensar que es una fase transitoria.


Los problemas más comunes que padece el Xoloitzcuintle son los relacionados con la dentición, a veces incompleta o mal alineada.


Utilidad:


Perro de compañía.

 


Escribir comentario

Comentarios: 0