Pumi


Nombre alternativo

Pumi húngaro

País de Origen

Hungría

 

El Pumi es un perro pastor para rebaño, de tamaño medio y tipo terrier originario de Hungría.

 

Historia y origen de la raza:


Esta raza se originó en Hungría entre los siglos XVII y XVIII a partir de cruces entre el puli y perros terrier europeos, y la herencia de estos últimos se manifiesta tanto en la apariencia como en el carácter. Algunos autores sugieren que el pastor de Brie también es uno de los ancestros del pumi.

 

Antiguamente se usaba a estos perros para arrear rebaños y guardar propiedades. También se utilizaron como perros ratoneros, pero no tanto como los terrier.

 

Actualmente, el pumi es un perro prácticamente desconocido fuera de su país natal. Quizás por su apariencia extraña o quizás por su carácter infatigable, este perro no ha logrado alcanzar popularidad en las grandes metrópolis modernas.

 

Descripción:


La mayor parte de Pumis son grises. Los Pumis grises nacen negros pero empiezan a clarear gradualmente a partir de las 6 u 8 semanas. El color final puede predecirse por el color de sus progenitores. 

 

El manto es rizado, de pelo grueso y longitud media, aproximadamente 7 cm con un suave manto interior.

 

La principal marca del Pumi son sus orejas, siempre alerta y muy vivas, siempre están erguidas y con la punta doblada hacia abajo. Están recubiertas de perlo más largo que en el resto del cuerpo.

 

El Pumi es un perro de cuerpo ligero, con una cabeza larga y fina. El hocico ocupa un 45% de la longitud de su cabeza. El stop es bastante pronunciado y el cráneo es plano visto desde un lateral. Los ojos son pequeños, oscuros y ligeramente oblícuos y sus movimientos son vivos y energéticos.

 

El macho tiene 41 a 47 cm de alto y pesa de 10 a 15 kg, la hembra mide entre 38 y 44 cm y pesa de 8 a 13 kg.

 

Temperamento:


Este perro, realmente vivaz, tiene un temperamento infatigable. Aunque es audaz, frente a personas extrañas es algo desconfiado. Siempre y en todo lugar llama la atención por su comportamiento juicioso, su capacidad de expresión y su vivacidad.

 

El Pumi es bastante ruidoso. Su aspecto irradia la imagen de voluntad y acción. Por su imposibilidad de estar quieto y su actividad permanente, todas sus partes están siempre en movimiento. Está siempre activo y dispuesto a actuar.

 

La timidez o una actitud flemática son características atípicas de la raza.

 

Cuidados:


Aunque no se conocen enfermedades hereditarias típicas de la raza, es importante brindarle al pumi todos los cuidados de salud que requiere cualquier perro. Aún siendo una raza saludable puede desarrollar enfermedades hereditarias y, por supuesto, las enfermedades infecto-contagiosas caninas.

 

El pelaje es fácil de cuidar, y sólo es necesario cepillarlo una vez por semana para eliminar el pelo muerto y evitar que el manto se enrede. No es necesario bañar con mucha frecuencia a estos perros, y sólo debe hacerse cuando están sucios.

 

Por otra parte, ésta es una de las razas de perros que más ejercicio necesita. Lo ideal es que el pumi viva en una granja, realizando algún trabajo (guardia, pastoreo) que lo mantenga ocupado y acompañado. Si vive en la ciudad, necesitará largos paseos a diario, además de juegos intensos o la práctica de algún deporte canino.

 

Éste no es un perro adecuado para vivir en departamento.

 

Utilidad:


Perro pastor.

 


Escribir comentario

Comentarios: 0