Galgo inglés


Nombre alternativo

Greyhound

Lebrel inglés

País de Origen

Gran Bretaña

 

El lebrel inglés es una raza de perro que es utilizada principalmente como animal de compañía y de competición. El galgo inglés es además descendiente del galgo español y durante varios años fueron mezclados para obtener una raza más rápida y potente para después utilizarlos en las carreras.

 

Historia y origen de la raza:


En la época de los sajones, los galgos estaban bien establecidos en Gran Bretaña y fueron valorados tanto por la gente común, por su capacidad para poner comida en la mesa, como por la nobleza, para el deporte de la caza.

 

En 1014 las Leyes Forestales prohibió a todos el mundo, excepto a la nobleza, mantener galgos cerca de los bosques reales, a menos que estuvieran “lisiados”; estas leyes se mantuvieron en vigor durante 400 años. Incluso cuando fueron derogadas, los galgos continuaron siendo perros de la nobleza, ya que con la creciente importancia de la agricultura y los animales domésticos como fuentes de alimentación, el perro de carreras no era económicamente ventajoso. En vez de esto, los galgos fueron utilizados para el deporte de la caza de señuelo, y durante la década de 1800 estas carreras se convirtieron en un pasatiempo de la clase alta.

 

Los primeros inmigrantes americanos a menudo llevaban estos galgos al Nuevo Mundo, donde demostraron ser hábiles corriendo en las llanuras abiertas. Cuando este deporte fue puesto a disposición de las masas, poniéndolo en escena por primera vez en los parques cerrados y luego en las pistas con un señuelo mecánico, el destino del galgo fue sellado.

 

Las pistas de carreras fueron tan populares que los perros se criaban específicamente para las carreras de corta velocidad, siendo esta raza la más rápida para este fin. Al mismo tiempo los galgos entraron en el círculo del espectáculo. La raza pronto se dividió en dos tipos, la de demostración y la de carreras, que rara vez se cruzaron.

 

Descripción:


Los machos miden usualmente de 71 a 76 cm de altura, y pesan entre 27 y 40 kg. Las hembras tienden a ser más pequeñas, midiendo entre 68 y 71 cm, y pesando entre 27 y 34 kg.

 

El galgo inglés presenta cabeza alargada, de moderna anchura, con cráneo fuerte y plano. El hocico, largo, que se afina hasta la negra trufa, tiene potentes mandíbulas, con dientes perfectamente desarrollados, muy blancos, en los que los incisivos superiores superan los correspondientes a la mandíbula inferior, sobreponiéndose a ellos. Los ojos, de buen tamaño, tienen color oscuro, mientras las orejas, de nacimiento alto, finas y delgadas, se repliegan en forma 'de rosa'.

 

El cuello, de notable longitud, perfectamente musculado, se arquea elegantemente uniéndose a un tronco de tórax ancho muy profundo, de costillas flexibles, que protegen unos pulmones de corredor nato.

 

El cuerpo, alargado, con dorso ancho y poderoso, tiene riñones apretados, con vientre retraído. Las extremidades anteriores, de hombros oblícuos, bien musculados, son largas y perfectamente rectas. El par posterior tiene muslos largos, apretados, nervudos, con corvejones correctamente angulados. Los pies, muy fuertes son de longitud moderada, con dedos arqueados y almohadillas plantares espesas, bien encallecidas. La cola, de inserción baja, es larga y afinada.

 

Temperamento:


Conocido como “el perro más rápido del mundo de entre los perros pasivos”, el galgo es tranquilo y muy bien educado en el interior.

 

Son buenos con otros perros y con otras mascotas si se crían con ellos. Al aire libre tienden a perseguir cualquier pequeña cosa que se mueva. Son reservados con los extraños, muy sensibles y a veces tímidos.

 

A pesar de su carácter independiente, están ansiosos por complacer.

 

Cuidados:


El galgo inglés necesita ejercicio diario, pero es un velocista, no un corredor de resistencia. Sus necesidades por lo tanto pueden ser atendidas con la oportunidad de correr, o con una caminata más larga con correa.

 

A los galgos les gustan las comodidades y deben tener una cama blanda y caliente. El pelaje es muy fácil de cuidar, sólo necesita un cepillado ocasional a fin de quitarle el pelo muerto.

 

Suelen tener problemas comos acalasia esofágica y torsión gástrica.

 

Utilidad:


Perro de competición, de caza y de compañía.

 

 


Escribir comentario

Comentarios: 0