Fila Brasileiro


Nombre alternativo

Fila

Cão de Fila

Cabeçudo Boiadeiro

País de Origen

Brasil

 

El fila brasileño (en portugués Cão de Fila y Cabeçudo Boiadeiro) es una raza de perro de Brasil de gran tamaño e imponente aspecto. Es, por su temperamento, considerado uno de los mejores como guardián. Su fidelidad se convirtió en un proverbio brasileño: "Fiel como un fila". Siempre buscando la compañía de su amo.

 

Historia y origen de la raza:


El Fila Brasileiro ha evolucionado de forma natural debido a la necesidad por parte de los primeros colonos de Brasil de tener un perro de trabajo vigoroso y enérgico. Se puede ver a estos primeros Fila Brasileiro en documentos históricos que datan de 1671. Los orígenes exactos de estos primeros Fila son desconocidos. De todas formas, la mayoría de la gente está de acuerdo en que el Fila Brasileiro es una combinación de tres razas básicas: los antiguos Bulldog, los Mastiff y los Bloodhound. Algunos también creen que el Fila Terceirense también intervino en la creación y el desarrollo del Fila Brasileiro.

 

Una de las razas que contribuyó a su creación fue el Engelsen Doggen. Estos antiguos Bulldog fueron frecuentemente usados para la caza y para la pelea. Fueron llevados a Brasil durante la invasión holandesa, alrededor del año 1630. Del Engelsen Doggen el Fila Brasileiro heredó su temperamento agresivo, su tozudez y su tenacidad. Algunos de los rasgos físicos que estos antiguos bulldogs comparten con el Fila Brasileiro actual son las orejas levantadas, los colores de la capa y una grupa más alta que la cruz, que es uno de sus rasgos distintivos.

 

La influencia del Mastiff inglés es claramente visible, el Fila obtuvo su tamaño y sustancia. Estos antiguos Mastiff también transmitieron al Fila Brasileiro la cabeza grande y fuerte, el cuello corto y la grupa curvada.

 

Los Bloodhound (Perros de San Huberto) fueron importados al Brasil a principios del siglo XIX debido a su excelente reputación como perros de rastreo. El Bloodhound transmitió al Fila Brasileiro sus excelentes habilidades como perro de rastreo. La abundancia de piel suelta, los labios péndulos y los labios superiores y la papada colgantes, características obvias de los Bloodhound, también se pueden apreciar en el Fila.

 

Otra teoría especula que una cuarta raza colaboró en la formación del Fila Brasileiro. Se trataría del Fila Terceirense, un perro pastor que fue traído por los colonos portugueses desde las Islas Azores. Esto explicaría su capacidad de pastoreo con el ganado vacuno y quizá también un rasgo que a veces se ve en los Filas y que consiste en que la cola se tuerce, de tal forma que cambia su dirección hacia un lado.

Alrededor de 1930, los Dogos Alemanes se estaban volviendo muy populares en Brasil. Aunque el Fila, como raza, estaba bien asentado por esos tiempos, algunos criadores intentaron introducir sangre del Dogo Alemán en el Fila Brasileiro. Estos cruces no fueron numéricamente importantes y no hicieron nada por la mejora de la raza. Hacia esos tiempos se vio que intentar añadir nuevas razas al Fila Brasileiro no podía sino perjudicar, y no mejorar, su temperamento equilibrado.

 

En 1968, el Dr. Erwin Rathsam, junto con el Dr. Paulo Santos Cruz y el Dr. João Ebner escribieron el primer estándar oficial de la raza. Hasta este momento, el Fila Brasileiro era considerado únicamente como una raza de trabajo. Por aquel entonces los primeros Filas fueron expuestos en Brasil y eran juzgados conforme al nuevo estándar.

La Fédération Cynologique Internationale (FCI) reconoció oficialmente a la raza Fila Brasileiro en 1968. El estándar fue presentado en toda Europa, incluyendo Inglaterra, Holanda e Italia y permaneció inalterado durante casi una década. Pero en 1976, se celebró en Brasil el primer simposio del Fila Brasileiro y el estándar fue revisado. El Fila Brasileiro continuó creciendo en fama hasta 1982, cuando se convirtió en la raza más popular de Brasil, con 8.087 cachorros inscritos en uno de los libros genealógicos para perros del Brasil.

 

Descripción:


Una característica muy destacable de esta raza es que la piel de los ejemplares debe ser suelta y gruesa sobre todo el tronco del cuerpo, primordialmente sobre el cuello, donde debe formar muy pronunciadas papadas, las cuales, en ocasiones pueden prolongarse al pecho y abdomen. Algunos ejemplares pueden presentar un pliegue que desciende desde la cruz hasta el hombro y otro pliegue a los lados de la cabeza. Cuando el animal se encuentra en reposo, la cabeza no debe mostrar pliegues, pero cuando el animal se encuentra en estado de alerta y levanta orejas, la contracción de la piel sobre la cabeza hace aparecer entre las orejas algunos pliegues a lo largo del cráneo; su piel es muy dura.

 

El pelaje es corto, denso, suave y bien estirado sobre el cuerpo.

 

Existen con colores uniformes (negro, amarillo, dorado, rojo, etc) también moteado con fondo de color uniforme y con rayas más o menos oscuras (atigrado oscuro, atigrado negro, atigrado gris, atigrado rojo, atigrado amarillo, etc). Puede haber o no presencia de una máscara negra. Pueden aparecer marcas blancas sobre los pies, el pecho y la punta de la cola.

 

El fila manto negro, también conocido como fila europeo, presenta un pelaje similar al pastor alemán, negro-dorado, que es negro con marcas color café-rojizo, café, amarillo y hasta gris claro, presentan en los dedos un amarillo más claro que puede llegar hasta blanco. Este perro, el fila manto negro es considerado raza separada del fila brasilero, debido a su menor tamaño y a ser un perro familiar, sin el carácter agresivo que caracteriza al fila brasilero. Sin embargo, la raza, no está muy desarrollada, ni es popular debido a su alto valor que contradice su bajo valor de manutención. En muchos países se considera al filo manto negro y al fila brasilero la misma raza.

 

La altura a la cruz en machos es de 75 - 80 cm y en hembras 65 - 70 cm. El peso mínimo debe ser 50 kg para los machos y 40 kg para las hembras.

 

Temperamento:


El Fila Brasileiro es ágil, dócil, vivaz y valiente. Bueno y paciente con los niños, es fiel a sus dueños y se muestra afectuoso, obediente y dulce con ellos. Por el contrario, es desconfiado y poco amistoso con los extraños.

 

Es de carácter tranquilo y bastante seguro de sí mismo. No acostumbra a tener miedo y cuando está excitado hará caso omiso de amenazas o golpes.

 

Se adapta bien a ambientes nuevos y a ruidos extraños.

 

Cuidados:


El Fila Brasileiro no requiere unos cuidados muy minuciosos. Lo que si necesita es un dueño autoritario y perseverante, que no se deje impresionar.

 

El Fila Brasileño es un perro bastante saludable y a pesar de su gran tamaño no es muy propenso a la displasia de cadera.

 

Utilidad:


Perro de guarda.


Escribir comentario

Comentarios: 0