Deerhound


Nombre alternativo

Lebrel escocés.

País de Origen

Escocia

 

El Deerhound o Lebrel Escocés, es un perro de caza tradicional perteneciente a las Tierras Altas escocesas, que aparece también en los retratos antiguos, durmiendo a los pies de grandes señores. Cuando se puso de moda cazar ciervos con escopeta, esta raza estuvo a punto de desaparecer, pero el entusiasmo de sus criadores ha logrado que este aristócrata canino sobreviva hasta nuestros días.

 

Historia y origen de la raza:


El Deerhound, al igual que el Lebrel Irlandés, es una de las razas británicas más antiguas que se conocen, sus ancestros eran unos perros gigantes de pelo duro y áspero que acompañaron a los celtas hacia Escocia e Irlanda entre los siglos V y II a.C.


Durante la Edad Media, los Deerhound fueron unos animales muy preciados utilizados en la caza del conejo, el jabalí, el ciervo y el lobo. Estuvieron muy buscados por toda Europa hasta el siglo XVIII, período en que la caza mayor empezó a escasear en las Highlands (Tierras Altas Escocesas).


La raza logró sobrevivir gracias a Duncan McNeil, que en 1820 empezó una crianza muy rigurosa que gracias a su hijo duró más de cincuenta años.


Descripción:


El manto debe ser áspero al tacto y con aspecto más bien desaliñado. Ojos oscuros, con un reborde negro en los párpados.

 

Orejas implantadas altas, replegadas hacia atrás y, a diferencia del resto del manto, brillante y suave al tacto. Pecho profundo, lomo bien arqueado, riñón caído hacia la cola. Ésta debe ser larga, estrechándose progresivamente hacia la punta y debe aparecer curvada mientras el perro esté en movimiento.

 

Pies compactos, con los nudillos bien marcados.

 

La altura a la cruz en machos es de 76 a 80 cm, y en hembras al menos de unos 71 cm.

 

El peso de los machos es de 38 a 50 Kg. Las hembras pesan de 34 a 43 Kg.

 

Temperamento:


A pesar de su pasado cazador, el Galgo Escocés se ha convertido esencialmente en un perro de compañía. Es un perro muy tranquilo, dulce, fiel, discreto, obediente y tímido.


Es afectuoso, cariñoso y juguetón con sus dueños y muy delicado con los niños.


Se lleva bien con otros perros y con otras mascotas que habiten en el hogar.


Cuidados:


Debido a su gran tamaño, el Deerhound necesita mucho espacio. Aunque puede adaptarse a vivir en un interior, lo ideal sería que pudiese campar a sus anchas por un jardín.

 

No soporta el calor, así que sería conveniente que tuviese un lugar donde refugiarse en caso de altas temperaturas.

 

Es un perro que crece con rapidez, por lo que ofrecerle durante el primer año una alimentación adecuada y unas sesiones de ejercicio reguladas es de suma importancia.

También es conveniente que el Lebrel Escocés tenga un colchón espeso donde dormir para que no le salgan higromas (callos en los codos).

 

Durante el crecimiento existe cierto riesgo de que el Deerhound padezca complicaciones en el desarrollo de los huesos. Otro de los graves problemas que puede sufrir es el de la torsión de estómago.

 

Utilidad:


Perro de caza y compañía.

 


Escribir comentario

Comentarios: 0