Dóberman


Nombre alternativo

Dobermann

Dobermann pinscher

País de Origen

Alemania

 

El dóberman es una raza relativamente reciente, debe su nombre al alemán Karl Friedrich Louis Dobermann, quien a finales del siglo XIX, emprende la tarea de crear una nueva raza de perro que sirviera eficazmente a su difícil trabajo como recaudador de impuestos.

 

Historia y origen de la raza:


Se acredita a Karl Friedrich Louis Dobermann (1834-1894) con ser quien creó la raza de perros conocida por Doberman, pero este dato no es del todo correcto. Lo que es comprobado es que el señor Dobermann era recaudador de bienes del gobierno local en la provincia o región de Turingía en Alemania . Siendo aficionado a la cría de perros es apropiado considerar que en efecto el señor Dobermann comenzó el cruce de las razas de perros en busca de un perro con los instintos de guardián bien desarrollados. Lo cual es razón suficiente para nombrar la raza en su honor; pero le tomó unos años más, después de su muerte, a varios criadores independientes el estabilizar la raza.

 

Existen varias versiones, de las cuales la siguiente es la que aparenta tener más lógica. Se dice que el señor Dobermann en su trabajo, lo cual incluía confiscar, necesitaba un perro de buen tamaño y dado el caso con disposición feroz. Pero Dobermann también era el encargado de recoger los perros callejeros y en asociación con dos amigos criaba perros para venderlos. Esta versión dice que en el proceso de estos oficios Dobermann dio con un perro callejero de raza desconocida en el que notó las cualidades que el deseaba. Cruzó ese perro con el Pinscher y ese fue el comienzo de lo que terminaría en el perro Doberman del presente. El refinamiento y la estabilización de la raza, ya con cruces estudiados, quedó en manos de otros criadores.


Se estima que los cruces comenzaron en la década de 1880, tal vez poco antes. Entre las razas empleadas, que en aquellos tiempos eran diferentes a como las conocemos hoy, se encuentran un antepasado del Pastor Alemán, el Pinscher y el Rottweiler. Más tarde se le agregó algo del Terrier de Manchester (1902 y después de 1908) y del Greyhound (1908). También se ha supuesto que se emplearon el Gran Danés, el Weimaraner, el Pointer y el Pastor de Beauce, pero es dudoso que ninguno de estos sea antepasado del Doberman.


En 1900 la raza fue reconocida en Alemania. Poco después comenzó la Primera Guerra Mundial y la raza, al igual que toda Europa, sufrió serias pérdidas. Lo irónico es que la popularidad del Doberman era tanta que un par de décadas más tarde, en la Segunda Guerra Mundial, este perro jugó un serio papel en ambos lados del frente; fue empleado tanto por los alemanes como por los americanos. Porque aunque en Inglaterra no fue del todo aceptado hasta después de la Segunda Guerra Mundial, en los Estados Unidos fue presentado en 1898 y establecida la raza en 1908.


Descripción:


Posee un cuerpo musculoso de gran alzada. Su silueta es fibrosa, la cabeza es larga y estrecha, huesuda y la forma de su hocico le proporciona un aspecto afilado.

 

Pelo corto, denso y duro. El color del manto debe ser negro, castaño, o azul con marcas fuego oscuro bien delimitadas. Sus ojos, en forma de almendra, con gran expresividad y con una mirada muy vigorosa, son oscuros.

 

Los machos miden de 68 a 72 cm. de atura y entre 40 y 45 kilos de peso. Y las hembras de 63 a 68 cm. de altura y de 32 a 35 kilos de peso.

 

Temperamento:


Vivo, ardiente e impetuoso. Puede mostrar cierta tendencia agresiva, lo que le convierte en ideal como perro de guarda y defensa. Aunque su temperamento es fuerte, se trata de un perro afectuoso, sensible y muy fiel.


El macho es radiante, ágil, impetuoso, poderoso, con temperamento, seguro de sí mismo y fuerte.


La hembra se caracteriza por ser sensible, afectuosa, fiel, segura, noble, obediente y vigilante.


También está dotado de una gran inteligencia y puede llegar a ser muy sociable en caso de que se le eduque desde su infancia de una manera adecuada.


Cuidados:


Requiere ejercicio físico diario. Debemos acostumbrarle a carreras cortas pero intensas, mejor que a recorridos de grandes distancias. El ejercicio es importante para esta raza, no sólo físicamente, sino también psíquicamente. Si se le tiene inactivo, puede desarrollar un comportamiento destructivo.

 

Por lo tanto, aunque el Doberman se adapta bien tanto a la vida en la ciudad como en el campo, es una raza que necesita una cantidad de espacio adecuado para correr y mantenerse en forma.

 

En general, el Doberman es una raza canina muy sana. No obstante, puede tener problemas en la piel y la capa. Estos problemas cutáneos suelen ser provocados por parásitos, hongos, hormonas o reacciones alérgicas, pero algunos son hereditarios.

El síndrome del «Dobermann azul» o alopecia de dilución del color es un problema persistente asociado a los Doberman azulados.

 

Puede aparecer también la inestabilidad cervical vertical (ICV) o síndrome del tambaleo, un problema causado por una anomalía en las vértebras cervicales.

 

Con el cuidado apropiado, puede vivir de 10 a 12 años. Algunos llegan a los 15.

 

Utilidad:


Perro de guardián y compañía.

 


Escribir comentario

Comentarios: 0