Chow Chow


Nombre alternativo

-

País de Origen

China

 

El Chow Chow es una raza de perro originaria de China. El origen del nombre « chow chow » provendría de la inscripción mandarina « mercancía diversa » que fue marcada sobre las cajas que contenían los primeros perros de esta raza exportados desde china a Inglaterra.

 

Historia y origen de la raza:


Son incontables las leyendas que envuelven los orígenes de este hermoso perro de carácter único e irrepetible. Su origen algo nebuloso y su apariencia poco común han propiciado que se le vincule mítica y fantasiosamente con toda clase de animales fuera del mundo canino. Una de las leyendas más frecuentes es la que asegura que el Chow desciende del oso y no del lobo.


No hay nada que demuestre la supuesta relación del Chow con el oso, pero aquellos que lo afirman, citan en su favor muchas características que esta raza comparte únicamente con aquel animal. Los que apoyan esta teoría afirman que el ancestro del Chow es un animal primitivo y salvaje, actualmente extinguido.


Se conoce que todos los otros perros son descendientes de los progenitores del lobo, lo que explica –de acuerdo con los teóricos que favorecen el parentesco del oso con el Chow– por qué la mayoría de los perros, en su primer encuentro con él, alejan la vista o se preparan inmediatamente para un ataque.


Cuando uno se detiene a pensar en la naturaleza independiente del oso, en su lengua azul y su pomposa manera de andar –características también del Chow Chow–, se comprende dónde y cómo surgió esta teoría. También hay que tomar en consideración la gran semejanza del osezno con el Chow. Sólo por esto, ya uno se pregunta si la madre naturaleza no habrá deparado un irónico giro a la evolución de esta raza.


Aunque China siempre ha proclamado que el Chow Chow es una raza canina propia, los documentos históricos chinos encontrados se refieren claramente a este perro como «el extranjero Chow». Este detalle viene en apoyo del resultado de una investigación más científica que revela que el Chow Chow se originó en el Ártico y de ahí emigró hacia China con las tribus bárbaras que frecuentemente la invadieron en el siglo XI a.C.


Estos invasores bárbaros poseían perros de talla formidable que, según se describe, tenían la lengua negra y eran tan fieros que podían derribar hombres como si fueran figuras de paja.

 

Muchas veces, estos perros guerreros recordaban a los leones no sólo por el color, sino también por las características de la cabeza. También tenían largas garras y melenas peludas en forma de collar.


Aunque la larga historia del Chow en China puede recorrerse a través de sus imágenes en bronces y pinturas, una gran parte de la memoria documentada de la raza desapareció en el año 225 a.C. de Cristo cuando, malévolamente, el emperador Chin Shih destruyó casi toda la literatura china. Los archivos que sobrevivieron añaden algunos detalles interesantes a las antiguas descripciones de los perros guerreros.


Estos escritos aseguran que estos perros eran completamente diferentes a los de las otras razas caninas, con sus anchas y grandes cabezas, sus cortos hocicos y pequeños ojos. Se señala que sus labios no estaban sobrepuestos el uno al otro sino que sólo se tocaban entre sí, dándoles una expresión huraña muy particular.


Parece que estos perros guerreros eran extremadamente hostiles hacia los extraños y muy fieles a sus amos. Su naturaleza fiera los convertía en los candidatos ideales para cumplir su función de perros de guerra. En este sentido, es interesante anotar que también demostraron ser excelentes cazadores y perros de rebaño.


Con el paso de los siglos, la naturaleza fiera de la raza se suavizó y se le pudieron asignar tareas de índole más doméstica como perro cazador, de tiro, pastor, guardián de la propiedad y, lamentablemente para él, como comida para la familia.


La palabra vulgar china para designar algo comestible es «chow». Los perros destinados a este propósito eran considerados un fino manjar. De este modo, la carne de perro fue vendida y consumida en China y en Corea hasta 1915 cuando la ley lo prohibió.


La leyenda china nos ofrece razones puramente prácticas para dos de las características más distintivas del Chow: cuanto más rectas fueran las extremidades posteriores, más abundante sería la carne, y cuanto más azul la lengua, más tierna y deliciosa.

 

Descripción:


El Chow Chow es un perro de cuerpo robusto que va a la par de su amplio cráneo y sus pequeñas orejas triangulares levemente redondeadas en la punta y las lleva separadas con la punta ligeramente inclinada hacia delante las cuales siempre están erguidas. Sus ojos son oscuros, desde marrón a negro siempre pequeños, de forma almendrada. La nariz es completamente negra y ancha excepto en los Chow de color crema y blanco, en los cuales se admite el color rosa. La boca es fuerte y ancha. Tienen un movimiento característico en "zancas", debido a la peculiar conformación de sus patas traseras, las cuales carecen de ángulo, y le hace que parezca que camina sobre zancos. Es un perro de movimiento ágil y balanceado. Uniendo las patas en paralelo dos a dos en el movimiento.

 

Esta raza tiene un pelaje muy denso que puede ser áspero o suave, el cual se acumula en mayor cantidad en su cuello, dándole su distintiva gola o crin. Su pelaje puede ser de color rojo, negro, azul y crema.

 

Los Chow Chow son distinguidos por su inusual lengua de color negra-azulada ó púrpura y fuertes piernas. El gen para la lengua negra-azulada/púrpura suele ser dominante en esta raza, y también lo suele ser en las razas mezcladas provenientes de un Chow Chow.

 

La altura a la cruz machos es de 48 a 56 cm y hembras de 46 a 51 cm. El peso suele ser de 25 a 30 kg.

 

Temperamento:


El Chow Chow es un perro muy tranquilo, distante e independiente pero puede ser muy leal y apegado a su dueño. Apenas manifiesta afecto aunque lo sienta profundamente. Es un perro que desconfía de los extraños, valeroso y estoico ante el dolor. El aspecto bonachón del Chow Chow no tiene nada que ver con su carácter, antes de obedecer se lo piensa y no perdona que el dueño sea bruto con él.


Cuidados:


Es importante educar al Chow Chow, lo antes posible, con suavidad, paciencia y comprensión pero siempre con firmeza.

 

Es necesario desenredarle el pelo cada día con un peine metálico y bañarlo cada seis meses. Puede vivir dentro de la vivienda y dormir tanto en el suelo de la cocina como en el del cuarto de baño. Necesita hacer ejercicio regularmente.

 

Debido a su espeso pelaje no es un perro adecuado a vivir en climas cálidos.

 

Es recomendable pasear al Chow Chow sin arnés, ya que puede provocarle defectos en los hombros.

 

Utilidad:


Perro de compañía y de guarda.

 


Escribir comentario

Comentarios: 0