Bulldog Campeiro


Nombre alternativo

Buldogue Campeiro 

Bordoga 

Pais de Origen

Brasil

 

El Bulldog Campeiro (bordoga), es un perro de raza bulldog originario de Brasil.


Se trata de una raza antigua de perro de trabajo. La actual, desciende de los antiguos Old English Bulldog, traidos a Brasil durante el siglo XVI por los emigrantes europeos.


Historia y origen de la raza:


El Viejo Bulldog Inglés era bastante común, se encontraba en gran parte de Europa Occidental durante la segunda mitad del siglo XIX, y era tal su importancia que, en estados como el Vaticano existe una legislación específica para regular el tránsito de animales en la vía pública.


Al mismo tiempo, se despertó -en los sectores acomodados de la sociedad europea- el interés de crear un desarrollo serio y la formación de castas distintivas, todas ellas derivadas del Antiguo Bulldog Inglés, como el Bulldog Inglés y el moderno Bulldog Francés.


En Brasil, la inmigración europea (alemanes, italianos, polacos, etc.), que se incrementó durante los primeros años del siglo XIX y mediado del siglo XX, trajeron consigo muchos animales, entre ellos, varios tipos de Bulldog, como por ejemplo, el viejo Bulldog Inglés.


Este tipo de perro Bulldog, en suelo brasileño, ha conservado, sobre todo, gracias a su talento para la vigilancia y al trabajo con el ganado, las mejores características de perro de trabajo con ganado bovino y porcino, de hecho son los más populares para tal función.


Eran los más populares, porque además del trabajo en granja, como por ejemplo arrastrar los cerdos por las orejas hasta el lugar indicado, cuando se escapaban, también era un excelente perro guardián que, mientras que el vaquero descansaba, se dedicaba a cuidar el caballo y el carro del asecho de algún intruso. Mantuvo los rasgos funcionales de su predecesor, el Antiguo Bulldog Inglés, siendo capaz de dar la vida para dominar a un toro, de hasta 400 kg.


Esa capacidad era muy utiliza en los antiguos mataderos de la región sur y la región donde hoy se encuentra el Estado de Mato Grosso do Sul, el Bulldog Campeiro, se encargaba de arrastrar a las reses mordiendo su hocico y las entregaba al matarife. Pero con el desarrollo de las tecnologías aplicadas a estos medios, las medidas de vigilancia en salud y protección animal, impide el uso de perros en estos establecimientos (afortunadamente), y también con el desarrollo de la ganadería, estos perros fueron perdiendo su uso inicial, con tanta velocidad que llegaron a la extinción.


En los años 70 estaba en peligro de extinción debido a la introducción de nuevas leyes y medidas de salud, pero volvió a estar presente en Brasil, gracias al duro trabajo de conservación de la raza Bulldog, llevada a cabo por Ralf Bender Schein.


Descripción:


El Bulldog Campeiro, es un perro mediano, muy robusto y un poco pesado para su altura. Con el hocico corto (aproximadamente, un tercio de la longitud del cráneo), orejas pequeñas y colgantes. Cola corta y torcida. Los colores del manto son todos son aceptados, su pelaje suave y cortos.


Su altura ideal es entre 48 y 58 cm hasta los hombros y su peso ideal es de 35 a 45 kg para machos y hembras.


Temperamento:


Es desconfiado con los extraños, es muy tranquilo, y no ladra cuando no es necesario. Necesita un poco de ejercicio todos los días, y largos paseos por el campo de vez en cuando lo mantendrán totalmente feliz.


El Bulldog Campeiro, se destaca por la fidelidad con su propietario (que puede ser un poco celoso), facilidad de adaptación y sobre todo por la calidez con los niños. También es de destacar su resistencia y coraje que le dan el tinte de guardián excepcional.


Cuidados:


El bulldog Campeiroes un perro muy rústico que no tiene problemas de salud comunes del Bulldog Inglés. Con lo cual no necesita cuidados especiales.


Utilidad:


Perro de trabajo que se utiliza para capturar el ganado salvaje.

 


Escribir comentario

Comentarios: 0