Boyero de Flandes


Nombre alternativo

Flanders Cattle Dog
Vlaamse Koehond
Bouvier des Flandres

Pais de Origen

Bélgica

 

El Boyero de Flandes es una raza de perro autóctona de la región de Flandes. Se le conoce como Bouvier des Flandres y Toucheur de Boeuf en francés, Vlaamse Koehond en flamenco y Vuilbaard en alemán.


Historia y origen de la raza:


No se sabe muy bien cuál es su procedencia. Algunos piensan que es el resultado del cruce de un Pastor de Beauce con un Griffon. Otros, sin embargo, lo relacionan con el Pastor de Picardía, el Barbet y el Deerhound.


A principios del siglo XX existían varios tipos de Boyeros en la región de Flandes. Diezmada la raza durante la I Guerra Mundial, no pudo reconstruirse hasta 1923, gracias a algunos ejemplares que lograron rescatar y a la gran labor de los criadores belgas.


Descripción:


El Boyero de Flandes es un perro robusto, de apariencia poderosa y gran tamaño pero sin mostrar torpeza o pesadez.


Su característica más notable es su impresionante cabeza, acentuada por una tupida barba y bigote.


El peso puede variar entre 36 y 45 kilogramos, la estatura a la cruz entre 60 y 69 centímetros.


El tupido pelaje cuenta con una capa subyacente y puede ser desde un color leonado hasta negro, requiriendo cepillado constante y, en caso de perros de concurso, un recorte cada 6 u 8 semanas.


Temperamento:


El Boyero tiene un temperamento estable; nunca tímido pero tampoco agresivo. Es un perro digno, calmado, racional y prudentemente atrevido.


Como perro pastor y de vigilancia, puede ser desconfiado y protector con su familia o rebaño. Su fuerte instinto de pastoreo se manifiesta con su propia familia, en especial si se incluyen niños.


Es un perro inteligente, que aprende rápidamente, aunque también se aburre fácilmente de modo que requiere estímulo constante y el entrenamiento de obediencia es esencial.


Cuidados:


Durante su crecimiento, el Boyero de Flandes  necesita un dueño firme pero no autoritario, hay que hacerle entender que no es él el que manda. La falta de liderazgo y de adiestramiento puede hacer que el perro desarrolle malos hábitos y comportamientos no deseables.


Es un perro hiperactivo y solo se siente a gusto cuando está al aire libre, lo ideal es tenerlo en un jardín donde pueda campar a sus anchas.


El Boyero de Flandes goza de una salud de hierro aunque se pueden dar problemas de estómago, endometritis y quistes de ovario en las hembras.


Utilidad:


Perro pastor y de guardia.

 


Escribir comentario

Comentarios: 0