Bichón habanero


Nombre alternativo

Bichón cubano
Bichón de la Habana
Bichón habanero

Pais de Origen

Cuba y España

 

El Bichón Habanero es una raza de perro de tipo bichón, pequeños y de compañía hogareña. Es reconocido por su pelaje sedoso y fino, además de ser un perro alegre y activo.


Historia y origen de la raza:


El Bichón Habanero proviene de la región mediterránea Occidental y se desarrolló a lo largo del litoral español e italiano. Parecería ser que estos perros fueron introducidos tempranamente en Cuba por los capitanes  de las grandes embarcaciones. Por error, el principal color habano de estos perros (color tabaco marrón-rojizo) ha dado origen a la leyenda de que se trataría de una raza originaria de La Habana, capital de Cuba. Los acontecimientos históricos de la isla condujeron a la desaparición total de las antiguas líneas de sangre de los habaneros en Cuba, por fortuna, algunos descendientes sobrevivieron en los Estados Unidos de Norteamérica, después de haber abandonado la isla de contrabando. Actualmente podemos encontrar a estos perros principalmente en los Estados Unidos, Canadá, México y en algunos países de Sudamérica.


Estos perros fueron desarrollados a partir del Bichón de Tenerife, introducido en las Islas Canarias por los españoles y más tarde en otras islas y colonias españolas por piratas y marineros. Son perros muy juguetones y buenos con las personas mayores, más que con niños. Les encanta subirse a los muebles y son de las razas de compañía más pequeñas.


Descripción:


El bichón habanero es un pequeño perro vigoroso bajo sobre las patas, de pelo largo, abundante, suave, preferentemente ondulado. Sus movimientos son vivos y elásticos.


El tamaño  a la cruz es de 21 a 29 cms. Su altura es algo menor que la longitud desde el hombro a las patas traseras, lo que debería dar el aspecto de ser ligeramente más largo que alto. Un aspecto único es la línea de su lomo, recta pero no horizontal.


Su peso está entre los 3,6 kg y 6,8 kg.


El largo del hocico es igual a la distancia entre la depresión frontal-nasal y la protuberancia occipital. La relación entre el largo tronco (medido desde la punta del hombro hasta la punta de la nalga) y la altura a la cruz es de 4/3.


La cola es llevada alta, sea en forma de bastón pastoral (con la extremidad superior curvada, en forma de voluta) o, preferentemente, enrollada sobre la espalda; está provista de un flequillo de largos pelos sedosos.


Hay dos variedades de color, el completamente blanco puro, leonado en distintas tonalidades del color tabaco marrón-rojizo; y colores de manto blanco, leonado claro a habano, con manchas negras, manto negro.


Temperamento:


El Bichón Habanés es excepcionalmente despierto, es fácil de educar como perro de alarma. Afectuoso, de naturaleza alegre, es amable, cálido, gracioso, juguetón e incluso un poco bufón. Quiere a toda su familia, incluyendo a los padres e hijos, y juega interminablemente con ellos. Raramente se comporta con agresividad, es amigable y raramente es tímido o nervioso con la gente, pero aun así es desconfiado con los extraños.


Listo y activo, siempre solicitará atención mediante trucos como correr de una habitación a otra lo más rápido que pueda. No necesita demasiado ejercicio. Se trata de una variedad muy orientada a la gente; Suelen tener el hábito de perseguir a las personas sin ser posesivo y de jugar sin agredir.


La palabra clave de esta raza es natural. Suele ser muy agradecido a recibir cosquillas.


Cuidados:


Necesita que lo cepillen dos o tres veces por semana, y es conveniente no cortarle el pelo ni esquilarlo.


El Bichón Habanero es propenso a la otitis y a enfermedades oculares, por lo que es muy importante vigilar la zona de los ojos y oídos.


Utilidad:


Perro de compañía.

 


Escribir comentario

Comentarios: 0