Diabetes Mellitus en perros


Se estima que alrededor de 1 de cada 500 perros desarrolla diabetes, aunque las cifras actuales pueden ser más elevadas.

 

¿Qué es la Diabetes Mellitus?:


La Diabetes Mellitus es una carencia de la insulina disponible. Las causas de la diabetes en los perros son:


  • El páncreas no produce suficiente insulina.


  • La incapacidad de las células corporales de producir insulina.


Esto resulta en:


  • La incapacidad de las células de absorber suficiente glucosa.


  • Unos niveles excesivamente altos de glucosa en la sangre.


¿Cuáles son más propensos?:


De las diferentes razas que conforman el universo canino, hay algunas que, por sus particularidades genéticas son más propensas a desarrollar este mal. Es el caso de los beagle, los caniches, los schnauzer miniatura, los teckel y los golden retriever, entre otros. Por contra, existe un amplio abanico de razas de perro dentro de los umbrales mínimos de riesgo por padecer diabetes. Entre estas razas se cuentan los pastores alemanes, los rottweiler, los boxer y los cocker spaniel.

 

La media de edad en la que hace acto de presencia la diabetes es entre los 7 y los 9 años. En cuestión de género, las estadísticas señalan mayor cantidad de casos en las hembras no esterilizadas, por encima de los machos.

 

Detectar la Diabetes Mellitus:


Algunas de las señales inequívocas son la incontinencia urinaria y, en consecuencia, la ingestión desmesurada de líquido debido a la extrema sensación de sed.


Los perros que comienzan a desarrollar diabetes demandan que el recipiente en el que beben agua esté siempre repleto. La micción es más elevada que antes, ya que el perro o el gato pueden incluso llegar a orinar durante las noches y en varios rincones de la casa.


La ansiedad alimenticia que hace que la mascota tenga apetito siempre. Ahora bien, este aumento en la demanda de sólidos puede llevar al perro a engordar mucho, volviéndose obeso, pero también puede hacer que el animal pierda peso de forma acelerada. Toda esta sintomatología clásica es aplicable a los humanos.


Las sospechas deben constatarse antes por el veterinario; encargado de realizar pruebas médicas para diagnosticar o descartar la enfermedad de la diabetes en la mascota. Estos análisis consisten básicamente en la búsqueda de glucosa en la orina y en su presencia en la sangre cuando el perro o el gato aún está en ayunas.


Tratamiento:


El éxito en el control de la diabetes depende de una rutina regular.

 

  • Inyecciones regulares de insulina: La administración de insulina es esencial, puesto que sin ella el animal está condenado a desarreglos metabólicos que acabarían con su vida.

 

  • Alimentación correcta: La obesidad en nuestras mascotas debe evitarse con una alimentación cuyo aporte calórico quede dentro de unos límites que tendrá que dictar el veterinario.

 

  • Ejercicio regular: El ejercicio hace que se consuma energía y ayuda a evitar la hiperglucemia.

 

  • Las perras intactas deberían ser esterilizadas: La esterilización de las perras es algo necesario para poder controlar la diabetes en las distintas fases de su ciclo reproductivo.

 

Ayudar a su perro a recuperar su calidad de vida mediante el tratamiento eficaz de la diabetes es muy gratificante.

 


Fuente: La totalidad de la información aquí recogida peretenece a las siguientes webs, diabetes-perros.commascotas.facilisimo.com.


Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Juicer Reviews (miércoles, 10 abril 2013 18:40)

    I just shared this upon Myspace! My buddies will definitely like it!