Corazón, riñones y esófago del perro


- Corazón: La frecuencia cardiaca del perro está entre las 70 a 120 pulsaciones por minuto. En el perro existe una arritmia sinusal que es normal que consiste en retardos y aceleraciones del corazón, sincronizadas con la respiración. En el perro sano en reposo la frecuencia cardiaca aumenta con la inspiración y disminuye con la espiración. Este cambio de frecuencia cardiaca se debe a que el centro de la respiración (inspiración) a nivel cerebral (bulbo) influye sobre el centro cardioinhibidor.

 

- Riñones: Son relativamente grandes. El peso de un riñón de un perro de tamaño mediano es 50-60gr. aprox. Son gruesos, con una cara inferior redondeada y una superior menos convexa; sus superficies son lisas. El riñón derecho, está situado generalmente a nivel de la última vértebra de la caja torácica. El riñón izquierdo, puede presentar variaciones de posición; esto es debido al hecho de estar afectado por el grado de repleción del estómago. Cuando el estómago está vacío, el riñón corresponde de ordinario a los cuerpos de la segunda, tercera y cuarta vértebras lumbares. Cuando el estómago está lleno, el riñón izquierdo se halla generalmente a lo largo de una vértebra más posterior.

 

- Esófago: Su longitud es de unos 30 cm en un perro de talla mediana, siendo su calibre entre 2 a 2.5 cm cuando está vacío. Se origina dorsalmente a la laringe y continúa dorsalmente a la tráquea, desviándose a la izquierda de ésta, para entrar al tórax en esta posición. En el mediastino se desplaza pasando a la derecha de la aorta torácica y penetra a la cavidad abdominal a través del orificio denominado "hiatus diafragmático", en donde se inserta casi inmediatamente en el estómago. Es posible reconocer entonces tres porciones esofágicas: una cervical, una torácica y una muy corta abdominal.

 


Fuente y fotos: perros-enlinea.com